Remunicipalización

Introducción al debate

El modelo económico hegemónico impuesto en las últimas décadas ha dejado la gestión de multitud de servicios públicos en manos de las grandes empresas. Los nefastos resultados de dicha gestión han generado un impulso hacia la reversión de la gestión de manera directa por las instituciones públicas.

Las razones comúnmente reconocidas que avalan este cambio de orientación se basarían en que la gestión pública directa:

  • Es más barata para las arcas públicas (elimina impuestos y beneficio empresarial)
  • Es más eficaz ya que al desaparecer la búsqueda de beneficio económico se prima la calidad del servicio
  • Disminuye la precariedad laboral que imponen las empresas concesionarias por su afán de lucro.
  • Permite una gestión participativa por trabajadores y vecinos.
  • Reduce uno de los principales focos de corrupción.

Esta tendencia (re)municipalizadora recorre continentes afectando a multitud de países en casi toda la geografía mundial, y en concreto en Europa.

Nuestro país no es ajeno a este proceso de defensa de lo público, en dos vertientes:

  • Por una parte surgieron potentes plataformas y mareas sectoriales en defensa de unos servicios públicos amenazados por la ola privatizadora, que han adquirido una notable influencia, revirtiendo procesos o paralizando otros muchos que podrían haberse dado de no existir las luchas sociales.
  • Por otro lado esta aspiración encontró hueco en programas con los que muchas plataformas y confluencias accedieron a las instituciones en las pasadas elecciones municipales de 2015.

No debemos soslayar el debate existente sobre los posibles modelos de gestión de lo público, dándose una gama amplia entre los defensores de la gestión pública por parte de la institución, hasta los que defienden más un concepto de lo común en el que entrarían diversas fórmulas de gestión participativa no institucionales. La importancia de este debate no debe hacernos olvidar que sin conseguir arrebatar la gestión a las empresas privadas, mayormente multinacionales, no podremos abordar en la práctica dichas posibles fórmulas; aunque no es menos cierto que conviene ir generando consensos en torno a los tipos de gestión que nos parezcan más justos y participativos. En todo caso, perece evidente que un proceso municipal de profundización democrática tiene que incorporar formas de gestión de los servicios públicos que se basen en la participación directa de trabajadores y vecinos, permitiendo ensayar nuevas fórmulas de gestión comunitaria de los problemas y necesidades comunes.

La remunicipalización de los servicios públicos necesarios para la vida local es, en definitiva, una medida básica e imprescindible para poder plantear nuevas formas de construcción democrática de la ciudad de Madrid que tenga como eje fundamental la participación directa de la ciudadanía en los asuntos que le conciernen.

Han pasado 15 meses desde el acceso al poder municipal de algunas de estas plataformas y ya puede realizarse un balance con cierta perspectiva.

En el caso de la ciudad de Madrid merece la pena releer el programa electoral de Ahora Madrid que concitó una mayoría suficiente para gobernar en minoría la capital.

Elaboración de una hoja de ruta para la remunicipalización de los servicios públicos

  1. Auditar los contratos integrales, para analizar su legalidad y sus incumplimientos, y establecer un sistema de control y sanciones riguroso.
  2. Fijar una estrategia de recuperación progresiva de la gestión pública de los servicios municipales externalizados a las grandes empresas y grupos económicos.
  3. Equiparar progresivamente los equipos y personas de los servicios remunicipalizados a las mismas condiciones que el personal municipal.
    Esto mismo quedaba recogido sustancialmente en el acuerdo de investidura entre Ahora Madrid y el PSM:
  4. Fijar una estrategia de recuperación progresiva de la gestión pública de los servicios municipales externalizados a las grandes empresas y grupos económicos con equiparación progresiva de los equipos y personas de los servicios remunicipalizados a las mismas condiciones que el personal municipal, dentro de las disponibilidades presupuestarias.
    En el balance que debe hacerse de lo realizado hasta ahora por el Ayuntamiento sobre la municipalización de los servicios públicos, es decir la desaparición de las empresas capitalistas en su gestión, debe contemplar tres situaciones diferentes:
  • Los nuevos servicios públicos que se ponen en marcha.
  • El rescate anticipado de contratos en vigor.
  • La reversión de los contratos a su vencimiento.

Encuentro 25 de Septiembre Desborda Madrid.

En el encuetro celebrado el día 25 se trato el eje Remunicipalización, adjuntamos el Acta del eje remunicipalización.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s